Posteado por: madeleine | enero 6, 2012

Variaciones del mismo sentimiento

To make you feel my love  o Make you feel my love es un tema compuesto por Bob Dylan. Es un dato importante para tu trivia personal, no lo olvides por favor. Me encanta Adele, por ejemplo, pero la próxima vez que alguien me diga que el tema es DE ella, voy a repartir cachetadas.

Yo opto por la versión de Billy Joel y seguro vos también vas a encontrar una que te guste, porque hay tanto cover suelto de este tema por el mundo … “uno para cada quien”.

(Para un dolor más intenso, ver versiones country, mbuajaja)

Anuncios
Posteado por: madeleine | marzo 24, 2009

Web y educación

Provechoso el artículo posteado allá y reproducido aquí en parte a continuación 🙂

Estrategias pedagógicas en tiempos de la World Wide Web

 

Abstract: La controversia entre los beneficios y riesgos de la utilización de las nuevas tecnologías no debería pasar por alto que la accesibilidad a la World Wide Web ha afectado sustancialmente los procedimientos en la producción de trabajos por parte de los alumnos, especialmente en la enseñanza media en donde son habituales las investigaciones con rastreo bibliográfico. Este artículo pretende generar algunas propuestas pedagógicas basadas en prácticas escolares habituales a fin de potenciar las posibilidades que ofrece este nuevo contexto, evitando al mismo tiempo, ciertos riesgos que impiden un aprendizaje exitoso.

Leer todo

Posteado por: madeleine | marzo 23, 2009

Cien rayuelas para Julio

Arte que se juega / Una hora de diversión pública Cien rayuelas para Julio Cortázar

Los diseños de Marta Minujín se colocaron en la 9 de Julio y los transeúntes los disfrutaron

Posteado por: madeleine | enero 22, 2009

Funeral Blues – Melancolía de funeral.

Por W. H. Auden

Stop all the clocks, cut off the telephone,
Prevent the dog from barking with a juicy bone,
Silence the pianos and with muffled drum
Bring out the coffin, let the mourners come.

Let aeroplanes circle moaning overhead
Scribbling on the sky the message He is Dead.
Put crepe bows round the white necks of the public doves,
Let the traffic policemen wear black cotton gloves.

He was my North, my South, my East and West,
My working week and my Sunday rest,
My noon, my midnight, my talk, my song;
I thought that love would last forever: I was wrong.

The stars are not wanted now; put out every one,
Pack up the moon and dismantle the sun,
Pour away the ocean and sweep up the woods;
For nothing now can ever come to any good.

Melancolía de funeral

Para todos los relojes, corta el teléfono,
impide que el perro ladre con un hueso jugoso.
Silencia los pianos, y con tambor amortiguado,
trae afuera el cajón, deja que los afligidos vengan.

Deja que los aviones circulen gimiendo por encima,
garabateando en el cielo el mensaje “él esta muerto”.
Pon grandes cintas alrededor de los blancos cuellos de los cisnes.
Deja que los policías de trafico usen negros guantes de algodón.

Él era mi norte, mi sur, mi este, y oeste,
mi semana de trabajo y mi descanso de Domingo,
mi mediodía, mi medianoche, mi habla, mi canción.
Pense que amor duraría para siempre. Estaba equivocada.

Las estrellas no son deseadas ahora, apaga todas y cada una.
Envuelve la luna y desmantela el sol.
Vuelca el océano y barre la madera.
Porque ahora nada podría hacer ningún bien.

 

Posteado por: madeleine | enero 3, 2009

Leer por placer

En vacaciones / Cómo no olvidarse de los libros

Lejos de la escuela, es útil respetar los gustos de los chicos, leerles en voz alta y usar historietas, el cine e Internet como estímulos

Posteado por: madeleine | julio 17, 2008

Estimada Señorita

“Carta a una señorita en París” de Bestiario. 1951.

“Todo cuento breve plenamente logrado, y en especial los cuentos fantásticos, son productos neuróticos, pesadillas o alucinaciones neutralizadas mediante la objetivación…, como si el autor hubiera querido desprenderse lo antes posible y de la manera más absoluta de su criatura, exorcizándola en la única forma en que le era dado hacerlo: escribiéndola”.

Julio Cortázar.

“Del cuento breve y sus alrededores”.

 

Perteneciente al corpus narrativo de Bestiario, “Carta a una señorita en París” es uno de los cuentos que parece haber surgido de alguna de las neurosis que acosaban al escritor[1].

Como en “Casa tomada”, la rutina diaria del narrador se ve alterada por la aparición de fuerzas extrañas ─en este caso palpables y con nombre─ manifestadas en el hecho de vomitar unos pequeñísimos conejitos.

El relato se inaugura con el mismo inicio de la carta que el narrador protagonista dirige a Andrée, la dueña del departamento de la calle Suipacha al que se ha mudado, mientras ella se encuentra pasando una temporada en París. Como intrusos tenemos acceso a esta misiva que nos pasea por los detalles de ambientación del lugar y el espacio íntimo en que habita la mujer. El mismo narrador parece sentirse a la vez intruso en el espacio, así como víctima de intrusión de su propia cotidianeidad al habitar el espacio prestado:

“yo no quería venirme a vivir a su departamento” y “me duele ingresar en un orden cerrado, construído ya hasta las más finas mallas del aire, esas que en su casa preservan la música, el juego del violín y la viola en el cuarteto de Rará. Me es amargo entrar en un ámbito donde alguien que vive bellamente lo ha dispuesto todo como una reiteración visible de su alma, aquí los libros (de un lado en español, del otro en francés o inglés), allí los almohadones verdes […] qué difícil oponerse, aun aceptándolo con certera sumisión del propio ser, al orden minucioso que una mujer instaura en su liviana residencia. Cuán culpable tomar una tacita de metal y ponerla al otro extremo de la mesa, ponerla allí simplemente porque uno ha traído sus diccionarios ingleses y es de este lado, al alcance de la mano donde han de estar […] Mover esa tacita altera el juego de relaciones de toda la casa, de cada objeto con otro, de cada momento de su alma con el alma entera de la casa y su habitante lejana” (Cortázar 1969: 19-20)

El hecho es que la intimidad misma del narrador ya había sido afectada con anterioridad por la presencia de los conejitos y si bien expresa que ese no había sido el motivo principal por el que no deseaba mudarse al departamento, forma parte de la invasión y el orden personal que desesperadamente intenta salvar. Leer Más…

Posteado por: madeleine | junio 25, 2008

Tomada la casa…

“Casa Tomada” de Bestiario. 1951

 El cuento “Casa Tomada” aparece por primera vez en el número 11 de la revista Los Anales de Buenos Aires dirigida por Jorge Luis Borges en el año 1946 y con ilustraciones de Norah Borges (Chapini 25).  Luego pasaría a conformar el corpus de narraciones breves publicadas bajo el título de Bestiario por la editorial Sudamericana en el año 1951.

El relato nos presenta a una pareja de hermanos maduros que conviven en la casona familiar manteniendo una relación particular entre ellos, descrita como “matrimonio de hermanos” y con la casa que les gustaba porque: “aparte de espaciosa y antigua (hoy que las casa antiguas sucumben a la más ventajosa liquidación de sus materiales) guardaba los recuerdos de nuestros bisabuelos, el abuelo paterno, nuestros padres y toda la infancia” (Cortázar 1969 9).

El narrador protagonista, el hermano varón, realiza una suerte de introducción a la vivienda mediante el comentario de las actividades cotidianas  que incluyen la afición al tejido de Irene, la lectura de obras francesas por parte del hermano y las actividades de limpieza compartidas por los dos. A continuación explicita: “Pero es de Irene que me interesa hablar, de la casa y de Irene, porque yo no tengo importancia”. A partir de aquí, es obvio el papel que la casa tiene ─además de ser escenario del cuento─ es el de una suerte de personaje silencioso que con sus características posibilita la ambientación para que se produzca en su interior la llegada del elemento insólito.

Lo extraño irrumpe en la cotidianeidad de los habitantes de la casa mediante la aparición de ruidos, una presencia innominada, una fuerza extraña que gradualmente va expulsando de su espacio familiar a los personajes.

Atendiendo que la reacción de los hermanos frente a esta presencia es nunca combativa, ni siquiera indagatoria, sino que la actitud tomada es la de replegarse, retroceder, aislarse gradualmente frente al paulatino avance de lo otro, se podría decir que justamente el acatamiento y la aceptación de esta presencia por parte de los personajes dentro del relato por otra parte realista, constituye el elemento fundamental para el establecimiento del clima fantástico.

El lector ─imposibilitado de toda pasividad─ se pregunta entonces el motivo de la invasión y si la consecuente expulsión podría ser leída como un castigo. Idea que podría verse insinuada, según Lauri Hutt, en la índole incestuosa de la pareja (Hutt 55). Leer Más…

Posteado por: madeleine | diciembre 12, 2007

Mucho antes que Hellraiser

Mucho o poco antes de que Hellraiser llegara a la TV, los chicos de mi generación nos espantábamos en la farmacia local con la enorme cabeza de geniol.

El rostro, con facciones “estilizadas”, una sonrisa medio diabólica y las cejas alzadas ya asustaba. Pero, el craneo cubierto de clavos, sacacorchos, alfileres de gancho y otras cosas punzantes -capaz que también fue precursor de los piercings- parecía salido del mismo infierno.

geniol 

Geniol vintage Geniol original Hellraiser

Posteado por: madeleine | noviembre 24, 2007

Broken Heart


Broken Heart

Originally uploaded by Gabriela Camerotti

Late un cuore con dolor porque piensa en otros que ya no, mientras reparte irónicamente hojas de vida en mil puertas en búsca de una oportunidad.

Posteado por: madeleine | octubre 3, 2007

El amor por los libros

heartlibrarything

Originally uploaded by pierretremond

Older Posts »

Categorías